Para Siria… ¿Qué es ser de Izquierda?

Publié le par Daniel Castro Aniyar

 

Baram Hassad. Traducido de Al Jazeera.

Dice algo que muchos no quieren oir...

 


 

"Es concreto y racional el argumento que alimenta la oposición al régimen de apartheid de Israel, así como la doble moral y las políticas violentas de los EEUU en el Medio Oriente.  Es concreto y racional lo que da cuerpo a la condena y al apoyo contra los mandos autoritarios en el Mundo Árabe. Es concreto y racional lo que inspira y demanda apoyo para resistir a todo lo anterior. Esta racionalidad es una expresión de las formas más básicas de los principios morales y políticos. Es este razonamiento el que se debe aplicar a la brutal represión del levantamiento en Siria.


Pero en el campo de la izquierda en la región,  específicamente en el Líbano, se mira el desangramiento desbocado de la escena siria con una chocante medida de ambigüedad. ¿Deberían los “buenos izquierdistas” apoyar a la oposición? ¿Deberían condenar la brutalidad despiadada del régimen o permanecer “neutrales” (la última, una decisión que se define por sí misma)?.


Se trata de un falso dilema:  Emana de la argumentable reverencia que se ha hecho al régimen de Siria por haber apoyado la resistencia –principalmente a través de Hezbollah – contra el imperialismo israelí y estadounidense. Poca gente de izquierda está en desacuerdo con esta posición básica, incluso si fueron críticos y condenaron las propias políticas domésticas sirias antes de la erupción de la protesta de masas.


Sin embargo, los cinco largos meses de protestas en Siria y la respuesta brutal que ya ha dejado 2000 personas muertas, muchos más heridos y encarcelados, no debería llevarnos a ninguna ambigüedad. Uno se pregunta ¿Cómo esas políticas violentas del régimen sirio llevarán a la salvación/libertad/liberación de las propias políticas racistas y violentas de Israel? ¿Cómo pueden parar la demolición de casas, los esquemas de transferencia de población, y los asentamientos ilegales solo para judíos? ¿Cómo pueden esas políticas echar para atrás las políticas hipócritas de los EEUU en la región, su devastación de Irak, su apoyo a las políticas de apartheid de Israel así como el mantenimiento de las dictaduras árabes en el campo de la anti-resistencia?.


Si la oposición que uno hace al imperialismo estuviera basada en la política y no en principios sería más entendible, aun si fuera patente la ausencia de principios, apoyar el régimen sirio. Pero esto sería más del tipo de los israelíes o de los que apoyan a Israel, pero que objetan las políticas racistas de Israel, y de algún modo, también justifican su apoyo a Israel tal como se ha sostenido. La ironía es que estos israelíes de izquierda han sido castrados por parte de esa misma izquierda pro-resistencia, precisamente por abandonar alguna marca de izquierdismo.


¿Dónde están los principios en todo esto? Aunque esta cuestión parezca ingenua, ella esta dirigida hacia aquellos que claman por los principios y solo los principios. El régimen sirio hizo pasar el umbral en el que aquellos que priorizan por la resistencia, deben volver otra vez a los principios. Tal como pasa con los hiper-nacionalismos – por ejemplo “mi país, para lo malo y para lo bueno” -  aquí no hay lugar para exhibiciones desatadas de lealtad al régimen sirio. Si uno se opone al imperialismo desde los principios, entonces uno debería oponerse a un régimen sirio que aplasta a los manifestantes, desde los mismos principios. No importa cuales sean las credenciales de resistencia que tenga el régimen sirio, esto debió ser así desde que empezó a asesinar a su propia gente a una tasa de 100 personas por semana (en los últimos cinco meses).


La pregunta no es si la izquierda – una categoría amorfa y creciente que ahora incluye liberales, reaccionarios e incluso sostenedores de políticas fascistas- debería apoyar u oponerse al régimen sirio. Se trata de una decisión que la gente real debe hacerse en el mundo real: ¿Apoyamos una posición política o un principio? ¿Apoyamos a un país o un principio? ¿El patriotismo y el nacionalismo trampean los principios? Si es así ¿Por qué hemos estado criticando el apoyo de los estadounidenses a la guerra en Irak? ¿Por qué rechazamos esta economía tramposa que aplasta vidas mientras esperamos el espejismo del crecimiento sostenido? ¿Por qué criticamos a los israelíes cuando ellos apoyan las políticas racistas de su Estado?.


Syrian-Revolution-2011.jpgCondenar la opresión en sus principios, significa condenarla, no importa quien la ejerza. De otro modo, no es posible invocar principios. Pues si no, estamos corriendo el riesgo de poner en escena nuevamente lo que nosotros habíamos condenado en alta voz  y de manera justa. ¿No habíamos dicho que la guerra de los EEUU contra el terrorismo era arrogante e hipócrita, en parte porque violan los mismos principios que la conducen y la sostienen?.


Ciertamente hay áreas grises, y es precisamente por eso que fue imaginable apoyar el apoyo de Siria a la resistencia, mientras condenas sus políticas internas, anteriores a las protestas. Pero los últimos cinco meses en Siria no pueden ser excusados por las credenciales de la resistencia de Siria.

 

Sin principios no puede haber izquierda".

 


Bassam Haddad es director del Programa de Estudios del Medio Oriente y es profesor asistente en el Departamento de Asuntos Públicos e Internacionales en la Universidad George Mason. También es co-editor de Jadaliyya.  


Commenter cet article