Acerca del Futuro del Capitalismo

Publié le par Daniel Castro Aniyar

Gini-mundial-Korzeniewick.jpg

En el cuadro superior vemos lo que tanto se ha dicho pero que consiste en una de las heridas fundamentales del sistema-mundo, junto a la ecológica: la diferencia entre los países pobres y los ricos no ha hecho sino incrementarse, sin ambages, desde 1820 hasta 1990. Las dos líneas ascendentes representan el aumento de la desigualdad mundial. El gráfico es el resultado de un estudio que presenta Patricio Korzeniewick    (Korzeniewick, Martins y Sandoval, 2009)  en la que incluye una interesante proyección hacia el siglo antepasado. Esto es tremendamente importante porque indica dos variables asociadas: 1. la distancia entre países ricos y pobres no solo crece en los últimos años, sino que es una señal de modelos de acumulación sostenidos en el tiempo. 2. Que, según el índice de GINI, desde el final del siglo XIX la desigualdad mundial corresponde a la de los países con peores desigualdades del mundo. 

Es decir, si medimos a los países por el ajuste a su poder de compra, en 1845 el mundo era tan desigual como la Venezuela de hoy y a comienzos del siglo XX el mundo es tan desigual como México. En 1960 tan desigual como Bolivia. Si lo ajustamos a la tasa de cambio de la moneda base, en 1980 es tan desigual como Gambia y si mantenemos ese ajuste y utilizamos las referencias del Banco Mundial, colocadas en la parte más reciente del cuadro, en 1995 es tan desigual como Zimbabwe, uno de los países más desiguales del planeta.

Pero la desigualdad baja hacia el 2000, cuando aparecen los países emergentes.

Veamos ahora este cuadro:

Gini-mundial-por-deciles-Korzeniewick.jpg

En el cuadro anterior se compara la desigualdad por deciles. Esto es, por ejemplo, ¿Dónde esta el 1er decil más pobre de la población de un Brasil en relación al 5to decil más pobre de Bolivia? En el mismo sitio, en el 3er sector más pobre del mundo. Los brasileños con menores ingresos aun son 3 niveles más ricos que los bolivianos más pobres, al fondo inferior derecho del cuadro.

 

Por lo tanto, en la medida en que un país extiende todos sus deciles a lo largo del cuadro, el país es internamente más desigual. Lo contrario, cuando el país tiene todos sus deciles concentrados, el país es menos desigual internamente.

Ahí están tres de los países emergentes más emblemáticos, China, India y Brasil. El decil más rico de la India no llega hasta el decil más pobre de España. El más rico de China sí, pero apenas. Y el de Brasil corresponde a los deciles medios de Estados Unidos y Suecia.

Todavía están lejos de los países en la punta mundial de la pirámide, pero los países emergentes ya provocan menos desigualdad mundial. En términos de ingresos personales, las riquezas circulan todavía en el mismo sitio donde circulaban antes, aunque haya habido una mejoría global que no era perceptible desde 1820.

Por ello, no es extraño que en los países emergentes haya habido un auge de los emprendimientos. El propio país, a escala global, se convierte en un país emprendedor, creando nuevos equilibrios y más interdependencias. Más multipolaridad, como dice el Primer Plan Socialista de Venezuela, aunque su sector externo no lo refleje. Una multipolaridad que realmente responde a la necesidad de sistema-mundo en recuperar mercados y regenerase.

El capitalismo, al menos el que conocemos, es depredador por naturaleza. A pesar de los importantes esfuerzos en los países emergentes[1], organizaciones internacionales de cooperación, gobiernos más preocupados, fondos internacionales de inversión y el avance de una sociedad civil global más consciente de las secuelas, el sistema habla claro.

El empobrecimiento del Tercer mundo tiene mucho que ver con el precio y la dependencia de los recursos naturales. El mercado, controlado por la punta de la pirámide, tiende a presionar  a que las materias primas bajen de precio en el Sur. Pero eso no es lo que hace que se regenere el sistema. Eso lo que hace es que rinda más el sistema: El cuadro sobre desigualdad no indica mayor bienestar (sin hablar de guerras mundiales, invasiones y conflictos encubiertos por la apropiación de los recursos históricamente más valiosos). Sin embargo, ahí también vemos que la economía se reactiva con la presencia de países emergentes, que retan a los mercados y a sus fuentes de creatividad y emancipación, crean competencia y sobre todo, más mercados reales, esto es, más gente accediendo al consumo.

China ahora se dispone a reactivar a su sociedad: sacar de la pobreza a más de mil millones de personas. China podría convertirse en un centro mundial de consumo, y pondrá más claro que nunca que si los recursos del mundo no tienden a repartirse, seguirán las guerras por la apropiación depredativa de los recursos mundiales. Algunos chinos y japoneses llaman a esta experiencia por venir el Socialismo del Siglo XXI (Fuwo, 2003), paradójicamente para el caso venezolano.

 



[1] Sin exagerar demasiado: el capitalismo periférico, por mucho que sus estrategias sean más multipolares, significa también depredación. El caso Chino en África o la depredación de la selva brasileña son ejemplos de ambiciones desproporcionadas en el sistema, incluso a nivel de los países emergentes.

Korzeniewick, Patricio; Martins, Carlos Eduardo; Sandoval Ramírez, Luis (2009) “El Impacto de la Crisis Actual sobre la Desigualdad Global y las Estrategias de Desarrollo de las Economías Emerentes”. Conferencia dictada en el Auditorio del Museo Reina Sofía. Mayo. Madrid.

Fuwo, Tetsuzo (2003). “Capitalismo y Socialismo del Siglo XXI. Una Vez Más sobre el Punto de Vista Científico”. Japan Press Weekly. Edición Especial. Octubre. http://www.japan-press.co.jp /pdf/ capitalismo_y_socialismo.pdf. Tokyo.

Commenter cet article

Daniel Castro Aniyar 08/02/2011 10:09


lo más rentable no siempre es lo mejor. Lo más rentable fueron los mercados financieros, y fíjense lo que produjo. En cambio, el trabajo productivo fortalece nuestro poder como sociedad y nos
garantiza mucho más futuro que el petróleo. Las cooperativas son un buen ejemplo... ¿pero cuántas no se han destruido por el efecto hipnótico que genera un trabajo en un ministerio, o mejores
contratos cuando eres parte de una tribu política, o por lo difícil, lo inmensa y absurdamente difícil que es exportar, o simplemente vender contra las roscas? Esos son los tejidos podridos de la
economía, que desestimulan cualquier desarrollo verdaderamente endógeno.


Silvi 23/01/2011 22:44


En 1958 surgen las Centrales Cooperativas Regionales (CCR´s) y la Central Cooperativa Nacional de Venezuela (Ceconave), cabe señalar que escasa data se lee de esa gestión, durante la 4 republica.
Actualmente, las autoridades de Sunacoop dan oficialmente detalles de su gestión (lo que permite se publiquen críticas muy injustas a veces pero siempre constructivas), lo cierto es para el 2006
más de 81 mil cooperativas se registraron ante Sunacoop ... la mayoría no sobrevive pero las mejores administraciones se mantienen aún...


Daniel Castro Aniyar 11/02/2011 10:28




Miren  el último gráfico del último artículo "¿Por qué Venezuela no Puede ser Socialista?". Vean como toda la industria y toda la agricultura (dentro de la cual un pedacito son las
cooperativas), no representan casi nada de la gigantesca avalancha de dinero que representan las exportaciones petroleras. Miren que además, la línea casi recta (cuando se ve de cerca se ven
las subidas y las bajadas) muestra que todo el dinero que entra por petróleo no ayuda, no empuja a las cooperativas.


Si ven además la referencia al último plan de presupuestos del Ministro Giordani (que yo creo que hace lo que puede), verán que todo el dinero del petróleo será cerca de un apenas 24 por ciento
del presupuesto: aún va a entrar más dinero por impuestos y deuda externa.


Las cooperativas, así como las organizaciones sin fines de lucro,  son un ínfimo punto en la gran marea del dinero que entrará en el 2011. Y no crecen, no mucho en relación a la economía.


Ahí trato de explicar por qué.




Alan G. 23/01/2011 22:42


Como en ningun otro gobierno, hoy el PCUV y su lider Chávez apoyan las cooperativas otorgando créditos y asesoria.


Daniel Castro Aniyar 11/02/2011 10:28




Miren  el último gráfico del último artículo "¿Por qué Venezuela no Puede ser Socialista?". Vean como toda la industria y toda la agricultura (dentro de la cual un pedacito son las
cooperativas), no representan casi nada de la gigantesca avalancha de dinero que representan las exportaciones petroleras. Miren que además, la línea casi recta (cuando se ve de cerca se ven
las subidas y las bajadas) muestra que todo el dinero que entra por petróleo no ayuda, no empuja a las cooperativas.


Si ven además la referencia al último plan de presupuestos del Ministro Giordani (que yo creo que hace lo que puede), verán que todo el dinero del petróleo será cerca de un apenas 24 por ciento
del presupuesto: aún va a entrar más dinero por impuestos y deuda externa.


Las cooperativas, así como las organizaciones sin fines de lucro,  son un ínfimo punto en la gran marea del dinero que entrará en el 2011. Y no crecen, no mucho en relación a la economía.


Ahí trato de explicar por qué.




Jorg 23/01/2011 03:56


Chávez, Presidente de la República, ha propuesto constituir cooperativas y convertirlas en “puntas de lanza de su gestión”.


Daniel Castro Aniyar 11/02/2011 10:28




Miren  el último gráfico del último artículo "¿Por qué Venezuela no Puede ser Socialista?". Vean como toda la industria y toda la agricultura (dentro de la cual un pedacito son las
cooperativas), no representan casi nada de la gigantesca avalancha de dinero que representan las exportaciones petroleras. Miren que además, la línea casi recta (cuando se ve de cerca se ven
las subidas y las bajadas) muestra que todo el dinero que entra por petróleo no ayuda, no empuja a las cooperativas.


Si ven además la referencia al último plan de presupuestos del Ministro Giordani (que yo creo que hace lo que puede), verán que todo el dinero del petróleo será cerca de un apenas 24 por ciento
del presupuesto: aún va a entrar más dinero por impuestos y deuda externa.


Las cooperativas, así como las organizaciones sin fines de lucro,  son un ínfimo punto en la gran marea del dinero que entrará en el 2011. Y no crecen, no mucho en relación a la economía.


Ahí trato de explicar por qué.




Mully 23/01/2011 03:51


El cooperativismo venezolano se construye desde hace 42 años.


Daniel Castro Aniyar 11/02/2011 10:27



Miren  el último gráfico del último artículo "¿Por qué Venezuela no Puede ser Socialista?". Vean como toda la industria y toda la agricultura (dentro de la cual un pedacito son las
cooperativas), no representan casi nada de la gigantesca avalancha de dinero que representan las exportaciones petroleras. Miren que además, la línea casi recta (cuando se ve de cerca se ven las
subidas y las bajadas) muestra que todo el dinero que entra por petróleo no ayuda, no empuja a las cooperativas.


Si ven además la referencia al último plan de presupuestos del Ministro Giordani (que yo creo que hace lo que puede), verán que todo el dinero del petróleo será cerca de un apenas 24 por ciento
del presupuesto: aún va a entrar más dinero por impuestos y deuda externa.


Las cooperativas, así como las organizaciones sin fines de lucro,  son un ínfimo punto en la gran marea del dinero que entrará en el 2011. Y no crecen, no mucho en relación a la economía.


Ahí trato de explicar por qué.