Entender el 2011.

Publié le par Daniel Castro Aniyar

Ahora que los países centrales y la mayor parte de los periféricos siguen en crisis ¿Qué hemos aprendido?¿Qué estamos aprendiendo?.


1. Libia se desangra. La revolución no se hizo con el apoyo del pueblo, si no fuera así, no habría que matar tanta gente, armada y desarmada, niños despedazados y opositores torturados. ¿Aprendimos que los negocios no son más importantes que la gente? ¿Qué aprendió Zapatero de venderle armas a Libia? ¿Por qué el consejero internacional de la derecha española, Aristegui todavía dice que ‘hay que poner mano dura” contra las democracias, frágiles pero democracias de Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador… mientras aplaude los acuerdos comerciales de Zapatero con Qatar y Emiratos Árabes)?.


¿Habrán entendido Europa y el presidente Chávez que los socios son una cosa, el respeto es otra y los amigos otra?


2. En el 2007-2008 se dispararon los precios de los alimentos, matando de hambre a millones. Los disparó la especulación: Los inversionistas corrían de sus fracasadas inversiones inmobiliarias hacia los acogedores brazos del petróleo y los alimentos. Entonces los precios de los alimentos subieron tanto que ahogaron a millones madres y niños. Siguió así hasta el 2009.


Pero como el hambre no sube-y-baja como los índices bursátiles, su paso dejó huellas en la estructura de la pobreza, eliminó los activos de algunas familias más pobres, incluyendo muertes que ya no se recuperarán.


Este es el cuadro de la FAO. Vemos como el retiro de los inversores del mercado bursátil de alimentos hizo que volvieran a bajar los precios en el 2010.

 

hambre-en-el-mundo.-FAO-jpg

 

Pero ya se le ve la costura al sistema: Como estalló la crisis petrolera en los países árabes en el 2011, los inversores  ya volvieron a hacer negocio con los alimentos, y volveremos a ver el mundo sub-nutrirse.


Veremos morir de hambre a gente que casi no usa el petróleo, ni el libio ni el iraní, gente que no sabe donde queda la bolsa de valores de su país, pero que saben que no podrán comprar más alimentos.


3. Venezuela lanzó su nueva misión agro-alimenticia. ¿Cuántas van desde la Reforma Agraria del primer gobierno de Pérez en el 73? ¿Hasta cuándo cree Venezuela que podrá sustituir el dinero del petróleo con la agricultura por un simple acto de transferencia económica o política? ¿Cuántos créditos que no se devuelven, cuántos bancos agrícolas quebrados y rescatados? ¿Cuánto dinero que entra y se va? Si el mercado es el enemigo de los pobres del mundo, ¿Qué es un mercado Frankestein, un mercado de artificio, para el futuro de los pobres?.


4. El mundo se levanta con ciclones, terremotos, avalanchas, tsunamis, lluvia y frío. Algo nos quiere decir. Algo nos quieren decir Libia, Venezuela, los pobres del mundo. Algo nos enseñan los países emergentes, algo nos enseñan los niños terroristas de Hamas sobre fanatismo y ocupación, algo nos enseñan los muertos de Auschwitz sobre populismo y racismo en Europa, algo nos enseñan los bombardeos incesantes sobre Afganistán sobre flores, pero flores de amapola.


Algo nos dice que los tejidos son éticos no morales, son puros no perfectos, que son lo que son, y se deben cuidar. Que los negocios son formas de libertad, pero no se puede secuestrar la libertad para hacer negocios. Que la pobreza y la riqueza se parecen, las dos generan desesperanza y ambición.


Que todos dependemos de todos. Y que ahora el Facebook solo nos lo recuerda.


¿Será que no entendemos o que no queremos entender?


Commenter cet article